* Nota: En los textos publicados aparecen palabras sombreadas de color gris, picando sobre ellas tendrás acceso a enlaces referentes a la palabra en cuestión, que ilustrarán el contenido de las entradas con imagenes o información complementaria.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Turbinicarpus alonsoi











Ficha:



Turbinicarpus alonsoi






Este cactus fué una sensacional novedad y también el mayor descubrimiento llevado a cabo en sus últimos viajes por el experto en cactus norteamericano C. Glass, que vivió en México. Los autores de la descripción dieron a esta especie el apellido de su descubridor, un joven muchacho mexicano llamado García Alonso. Cuando se publico por primera vez una fotografía de un Turbinicarpus alonsoi resultó obvio que se trataba de un descubrimiento sensacional y de una especie de cactus muy distinta. Su tallo es globoso y podría considerarse relativamente grande para tratarse de un turbinicarpus pues mide hasta 7 cm de diámetro. Está dividido en mamilas piramidales. De la areola emergen entre 3 y 5 espinas de unos 2cm de longitud. Las flores de este cactus de color violeta rojizo, miden hasta 3 cm de diámetro y brotan de la parte más alta y nueva de la planta.


La especie no fué descubierta y descrita hasta hace poco tiempo, y su hábitat ha sido un secreto bien guardado. No obstante, ahora sabemos que crece de la pequeña localidad de Xichú, situado en un profundo valle de la montaña en el estado Guanajuato, en el norte de México. Este Turbinicarpus puede verse en una localidad inóspita e inaccesible, sobre escarpadas laderas de sustrato pizarroso. Crece junto a otro cactus que fué descubierto al mismo tiempo que él y era también desconocido hasta entonces, el Strombocactus disciformis ssp. esperanzae. Por desgracia, su cultivo es un constante motivo de sobresalto, ya que no está permitida su exportación. Aunque fué descubierto cuando ya se aplicaba la ley CITES, el hecho es que se ha extendido entre las colecciones. No es una especie difícil de cultivar, aunque sus semillas sean más pequeñas y los plantones no crezcan tan bien como los de otros miembros del género. Por esta razón suele cultivarse como injerto, aunque no cabe duda de que pronto empezarán a aparecer en las colecciones ejemplares que crezcan sobre su propia raíz.





Fuente: La enciclopedia de los cactus; Editorial LIBSA (2004).
 
 
* Pd: En ocasiones algunos textos de los que publico pueden tener referencias obsoletas, pero no creo que esté de más  publicarlos tal cual. Ésto da opción a ver con perspectiva la evolución en las formas de cultivar. En este caso, y a pesar de no ser muy antigüo el texto (del 2004)  habla de los Turbinicarpus cultivados en su propia raíz como algo que está por verse en las colecciones, y sin embargo hoy día lo extraño es verlos injertados.

6 comentarios:

  1. antonio,ya lo creo que causo sensacion!!!en face veo que varios lo tienen pero por lo poco que estoy aprendiendo(gracias a vos)me doy cuenta que es un ejemplar que todos codician!!!y no sabria donde conseguirlo!!!en lo personal me parecio bellisimo y su flor color violeta,es mi color preferido!!!!!pero te digo antonio cada dia conozco cactus tan raros y preciosos!!que quisiera tenerlos todos!!!! cosa que en mi localidad es muy dificil!!!y bueno me conformo con mirar,aqui hay un tango que dice:el chiquilin miraba de afuera,como esas cosas que nunca se alcanzan.....!antonio queridogracia por tu saludo y feliz otoño para ti!!!gracias por las semillas!!!todo mi cariño monica

    ResponderEliminar
  2. Hola Mónica. En España hay algunos cultivadores que lo reproducen para venta (en el margen derecho del blog hay algunos de ellos), lo que no sé es si los mandarían para Argentina. En Köhres Kakteen si que mandan las semillas a otros países.
    Es lógico que por suramérica sea más complicado conseguir algunos ejemplares, pese a la paradoja de ser autóctonos de aquellas tierras, ya que al parecer no son pocos los que las cojen de su hábitat para venderlos, con el riesgo que esto representa para su preservación.
    Creo que siempre existiran muchísimas especies que nos gustaría tener, pero a parte de la posibilidad de conseguirlas tenemos el inconveniente del espacio para albergarlas, aunque tú, por las fotos que muestras no es que estes escasa (..bonito jardín- huerto).

    Sabias letras las que suelen tener los tangos, sintetiza de maravilla la sabiduría popular gaucha. Desde siempre me llamó la atención la calidad cultural que emana de tu tierra, tierra de filosofía, psicología, y poesía.

    LLegaron ya las semillas???


    Un saludo amiga

    ResponderEliminar
  3. Hola Antonio aquí recorriendo los blogs y me encuentro con esta maravilla de cactus, con esa secuencia de fotos desde que era pimpollo asta que floreció realmente hermoso espero algún día conseguirlo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. preciosos, da gusto ver los blogs de cactus

    ResponderEliminar
  5. Qué tal Marisol!. Gracias por pasarte y comentar. Cuidate

    ResponderEliminar
  6. Hola Cactusera vasca. A los que estamos pillados con estas plantas nos da mucha vidilla esto de los blogs. Podemos conocer y admirar muchas plantas que de otra manera sería más complicado, al tiempo que estamos en contacto con otras personas con las que compartimos afición. Esta bien

    Un saludo

    ResponderEliminar